Medusas ¿hay menos en la costa española?


11 Medusas ¿hay menos en la costa española? Las medusas son cada vez menos frecuentes en las costas mediterráneas; los factores como los vientos, corrientes y los temporales podrían influir en la reducción de su número, aunque algunos científicos recomiendan no relajarse. En los últimos años la cantidad de estos seres ha aumentado, y se estima que continuará en crecimiento; por esta razón los investigadores reclaman más apoyo para realizar trabajos que permitan conocer mejor este problema, para luego intentar combatirlo. Las medusas pican de manera automática, es un medio de defensa que depende de cambios de temperatura o de presión, sus tentáculos urticantes pueden contener espinas, e inyectan toxinas a cualquiera que las toque.

Conviene tener presente los consejos para evitar su picadura y cómo proceder si eso sucede, ya que al ser transparentes son difíciles de detectar a simple vista. Según un investigador del centro oceanográfico de Murcia, la llegada de medusas a las playas españolas podría ser menor que en anteriores períodos estivales.

Factores como el calentamiento global de las aguas, la falta de lluvia, y de los aportes de aguas de los ríos al mar, permiten a las medusas llegar con más frecuencia. La mayoría de las medusas detectadas en las costas españolas no son dañinas, y ninguna es mortal; las especies más habituales, y las que más problemas dan es la “plegaria noctiluca”. El roce con esta medusa puede ocasionar una lesión cutánea, una sensación similar al de quemarse con un alambre caliente. La especie más peligrosa es la “carabela portuguesa”, es procedente de África, pero se han visto en algunas zonas costeras del mar Cantábrico, y del mar Mediterráneo; esta medusa causa dolor y síntomas más intensos, y pueden acabar con la hospitalización del afectado. La especie “carybdea marsupialis” es propia de aguas tropicales, ha causado alerta en las playas de Denia.

Son difíciles de detectar por su pequeño tamaño, su picadura es dolorosa.

Los científicos subrayan que no es posible una “sopa de medusas” generalizada por el Mediterráneo, estos animales se concentran en áreas delimitadas, en algunos casos ocupan varios kilómetros de extensión. Relacionados: Tortugas quemadas por el derrame de petróleo en el Golfo de México.