Microalgas ¿revolucionarán la ecología?


11 Microalgas ¿revolucionarán la ecología? Se trata de organismos unicelulares (primeros en el planeta en hacer la fotosíntesis), de suma importancia para la vida de la tierra y los humanos por el equilibrio que logran en el planeta. Las microalgas aprovechan la energía del sol para generar biomasa, son la base de cadenas tróficas que viven en los océanos y absorben parte del CO2 de la atmósfera para transformar en oxígeno.

Se conocen más de 40.000 especies, de las cuales sólo se han estudiado unas decenas. En la actualidad, varios investigadores y empresas están estudiando el uso de éstas para producir biocombustibles, alimentos ecológicos y hasta para luchar contra el cambio climático (a través de sistemas que podrían absorber dióxido de carbono). De todos esos usos, el que más interés ha despertado es el de transformarlas en biocombustible; debido a que su productividad es bastante superior a otro tipo de cultivos energéticos usados hasta ahora. Por ejemplo, son 300 veces más eficientes que la soja y 25 veces más que la palma, y su tiempo de crecimiento es rapidísimo (en pocos días una cosecha puede estar lista). [gallery link="file" order="DESC" orderby="rand"] Lo mejor: son considerados biocombustibles de segunda generación, porque no sustituyen a cultivos dedicados a la alimentación humana.

Se pueden producir en cualquier medio acuático –teniendo luz y nutrientes básicos-, tanto en agua salada de baja calidad como en aguas residuales. En su uso para alimentos saludables también es muy considerado, ya que se podrían hacer productos para disminuir los desequilibrios en la composición de ácidos grasos de la dieta, o bien otros con propiedades antioxidenates y anticancerígenas. De todas formas, vale destacar que el uso de las microalgas no es novedoso. Ya se pensó en la década del cincuenta del siglo XX, como fuente alimenticia como alternativa a los cultivos convencionales.

En la década del setenta, se pensó como alternativa al petróleo, cuando ésta estaba en plena crisis. No obstante, el uso de las microalgas para bien de la ecología no pasó de las fases de investigación; es así, que aún se necesita de más tiempo e inversiones..