Mosca más rara del mundo


11 Mosca más rara del mundo.

Una cueva en la colina Ukazi, en Kenia, fue el palco de un acontecimiento de inusual rareza: un grupo de investigadores descubrió allí a un ejemplar de "Mortomomyia hirsuta", la especie de mosca más rara de todo el planeta. Es la tercera vez en la historia que se registra el avistamiento de una de estas extrañísimas moscas de color dorado, los anteriores encuentros datan de 1933 y 1948.

De más está decir que redescubrir una especie que se consideraba extinta suscitó gran expectativa entre los museos de historia natural y la comunidad científica. Según un comunicado elaborado por el Centro Internacional de Ecología de los Insectos (Icipe) de Kenia, la "Mortomomya hirsuta",  se diferencia de las demás moscas en varios aspectos, comenzando por su apariencia, que recuerda mucho a la de una araña, además de tener un tamaño mayor -mide un centímetro- y unos ojos menores que los habituales. Las patas de los machos de la especie están recubiertas de pelos y pueden estirarse, y lo más extraño de todo: aunque esta rara mosca tiene alas no puede volar, y sólo se reproduce sobre excrementos de murciélagos. Esto podría explicar por qué una pequeña región de Kenia haya sido el único lugar en que se desarrolló. Para los (re)descubridores de la "Mortomomya hirsuta", que la encontraron después de por lo menos seis expediciones en los últimos 62 años, este es un motivo más que suficiente para que el lugar sea declarado patrimonio nacional, y conservado como tal..