Oso del Pirineo: desapareció el último ejemplar


11 Oso del Pirineo: desapareció el último ejemplar.

Se trata de Camille, una hembra, el último representante de la variedad de oso pardo de la cordillera (la cual se extiende hacia el norte de la Península Ibérica, entre España, Andorra y Francia).

Desde febrero que no se la ve y los expertos ya la dan por desaparecida (ya entonces estaba vieja y enferma); por ende, también a su especie. Con la desaparición de Camille, los ecologistas hablan del fracaso de las administraciones en proteger la biodiversidad; y acusan a los gobiernos españoles y franceses por la desaparición de esta especie. El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS; asociación pionera en el estudio del oso pardo desde hace 30 años) anunció que “da por extinguida” la población de osos autóctonos del Pirineo. De todas formas, hay otros osos que viven en los Pirineos, pocos ejemplares que provienen de Eslovenia, que fueron reintroducidos hace unos años. Para recuperar a éstos, hay que confiar en su capacidad de supervivencia; y, por supuesto, en la ayuda política de los gobiernos locales y de las comunidades, como Navarra o Aragón. A pesar de que haya desaparecido el último ejemplo de oso del Pirineo, en la Cordillera Cantábrica viven un centenar de osos pardos de la subespecie cantábrica (distribuidos entre León, Palencia, Cantabria y Asturias). Aunque esta población aumentó en los últimos años, el principal inconveniente para su conservación es que está dividida en dos grupos, separadas por carreteras y ferrocarriles.

No obstante, ya se encuentran trabajando para salvar a esta especie La Fundación Oso Pardo y el FAPAS.

¿Lograrán hacerlo o pasará lo mismo que con el oso del Pirineo?.