Peces y contaminación sonora


11 Peces y contaminación sonora.

Los decibeles producidos por las actividades del hombre tienen graves consecuencias en el medio ambiente, incluidos los peces, grandes víctimas de la contaminación sonora. Hemos conocido los daños que puede causar un accidente como el que provocó el derrame de petróleo en el golfo de méxico, pero tal vez no seamos conscientes de que la actividad normal de una plataforma petrolera es responsable por serios problemas para los peces. Es que estos animales necesitan un medio silencioso para llevar a cabo sus funciones vitales: para reproducirse, establecer la comunicación e incluso defenderse de los predadores necesitan oír bien y no ser interrumpidos por ruidos no sólo molestos, sino también muy perjudiciales. Después de realizar un complejo estudio, científicos holandeses y norteamericanos descubrieron que las profundidades del mar son menos silenciosas que lo que se creía.

Hasta ahora, se conocen nada menos que 800 especies marinas que dependen de la emisión de sonidos para realizar de manera eficiente sus actividades, ahora alteradas por la dimensión del ruido. Desde la selección sexual y reproducción de los peces, la contaminación sonora provoca estrés, dificultad en encontrar alimentos y competir por territorio, entre numerosos problemas que pueden llegar a ser decisivos para la sobrevida de las distintas especies. Relacionados: Hoy se celebra el Día Mundial contra el ruido Consecuencias de la contaminación sonora.