Primer ministro japonés cierra central nuclear de Hamaoka


11 Primer ministro japonés cierra central nuclear de Hamaoka.

En un artículo anterior ya habíamos anunciado el riesgo que suponía que permaneciera funcionando la central nuclear de Hamaoka, la que está construida sobre una importante falla geológica. Este viernes el primer ministro japonés, Naoto Kan, anunció a la compañía Chubu Electric Power, la que administra la central, que debe detener todas las operaciones en ella. Esto se debe a la inminente posibilidad de que se produzca otro terremoto de proporciones similares al ocurrido el 11 de marzo pasado, con las consecuencias que todos conocemos tanto comerciales como para la población. Cabe destacar que la central nuclear de Hamaoka, está situada justo en el centro de Japón, ciudad de Chubu, en la que funciona hace años una fábrica de la compañía automovilística Toyota y otras varias factorías importantes. El primer ministro señaló que la decisión fue tomada "al margen de la preocupación por la seguridad pública".

Aclaró que la disposición corresponde a una consecuencia lógica dado los pronósticos de expertos gubernamentales que sitúan en un 87 por ciento la probabilidad de que se produzca un seísmo en los próximos 30 años de ocho grados de magnitud en la escala Richter en Chubu. "Si se produjera un accidente grave en la central nuclear de Hamaoka, tendría un enorme impacto en el conjunto de la sociedad japonesa", siguió diciendo Kan en la televisión estatal nipona. La decisión tomada por el Gobierno supone un importante cambio en la política de Japón y hace que se deba replantear su estrategia energética."La decisión se tomó por seguridad y es necesario dar este primer paso para desarrollar una política energética", señaló el ministro de Comercio, Electricidad y Políticas de Gas, Noriyuki Mita. Otro dato a destacar es que los 3.617 megavatios de potencia que generaba Hamaoka suponen el 7 por ciento de la capacidad energética nuclear de Japón. Esta decisión hace que en reemplazo de este aporte se aprovechen otras fuentes energéticas, como el petróleo y gas natural. Por su parte, el presidente de Chubu Electric Power, Akihisa Mizuno, expresó que "tendrá en cuenta de inmediato" las intenciones del Gobierno y que cumplirá con su decisión. "Este es un movimiento atrevido de la administración y estoy muy sorprendido de que lleguen tan lejos como para pedir que se cierre una central nuclear por la posibilidad de que se produzca un terremoto en cualquier momento durante los próximos 30 ó 40 años", indicó el consultor industrial y economista Osamu Fujisawa. En otras reacciones a la inesperada decisión del gobierno nipón, el grupo ecologista Greenpeace elogió la decisión e instó al Ejecutivo a que instauré esta política en más centrales. "Esta es la primera vez que un primer ministro propone directamente que se cierre una central nuclear en Japón, sin embargo, no puede ser la última", dijo al respecto el director ejecutivo de Greenpeace en Japón, Junichi Sato..