Reemplazo de bombillas incandescentes por CFL, ¿es una ventaja?


11 Desde el pasado martes está prohibida la venta de bombillas incandescentes de más de 100 W.

Esta medida, que ha sido tomada por la Directiva Europea, tiene por intención eliminar por completo este tipo de bombillas hasta el año 2012. La idea es el reemplazo por bombillas de bajo consumo, las CFL, que aunque son más caras que las tradicionales consumen mucha menos energía, además de tener una vida útil mayor.

Pero poco se ha mencionado sobre las desventajas de estas bombillas. Lámparas fluorescentes compactas, contienen una gran cantidad de mercurio, que es muy tóxico y de difícil degradación. Este elemento químico tiene un altísimo impacto sobre el medio ambiente.

Además, las CFL son de un color blanco menos tolerado por algunas personas, a diferencia de la luz cálida de las bombillas tradicionales, lo que puede causar cansancio visual o dolores de cabeza. Otra desventaja de estas bombillas es la emisión de radiación ultravioleta, peligrosa para personas que padecen de fotosensibilidad a los rayos UV; y su presunta economía es discutible, porque pueden romperse o tener otro tipo de fallo que terminaría haciéndolas más caras. También producen interferencias de radio y electromagnéticas, y en algunos casos en la banda de 2.4 Ghz, anulando la cobertura de redes Wifi. Referido: Barrapunto.