Restaurante caníbal en Berlín, polémica desatada por asociación vegetariana


11 Restaurante caníbal en Berlín, polémica desatada por asociación vegetariana.

La inauguración del restaurante caníbal Flimé, anunciada con bombos y platillos en los medios alemanes y rápidamente propagada por la prensa mundial, no era más que una estrategia publicitaria ideada por la Asociación Alemana de Vegetarianos (Vebu). La intención fue llamar la atención hacia las consecuencias negativas del consumo de carne: mediante una campaña bastante agresiva y considerada de mal gusto, la asociación despertó el debate acerca de problemas como la desnutrición mundial y la emisión de gases de efecto invernadero, provocados por las actividades ganaderas. El nombre Flimé es la sigla para "Fleisch isst Menschen", que en alemán quiere decir "carne come humanos".

Vebu encuentra argumentos de sobra para defender el vegetarianismo, entre ellos el hecho de que cada 3,6 segundos una persona se muere de hambre, mientras que la mayor cantidad de granos producidos en el mundo se destinan a la alimentación de ganado. La inauguración del restaurante canibal despertó toda una serie de críticas: varios sectores se mostraron muy ofendidos con los anuncios, considerados demasiado chocantes, en los cuales hasta se ofrecía a los usuarios la posibilidad de donar partes de su propio cuerpo. Hasta último momento no se sabía si el restaurante donde se serviría carne humana era real, pero unas pocas horas antes del horario de apertura ya se podía leer en la web dedicada a Flimé que todo no pasaba de un llamado a conciencia para desestimar el consumo de carne. Una vez que se reveló la verdad, el portavoz de Vebu, Sebastian Zösch, afirmó a la prensa: "Problemas como el hambre mundial, cambio climático, falta de agua, deforestación o enfermedades en animales y humanos son causados o intensificacos por el consumo de carne". La aseveración es verdadera, ¿pero hacía falta llegar a tanto? .