Robin Hood, Europa contra el cambio climático


11 Robin Hood, Europa contra el cambio climático .

El Parlamento Europeo ha dado luz verde a la aprobación del informe para aplicar una tasa a las transacciones financieras. Conocido como “tasa Robin Hood”, el impuesto ayuda a recaudar fondos que serán destinados a financiar servicios públicos, que incluyen también el desarrollo sostenible y el cambio climático. La tasa consiste en un gravamen del 0,05% sobre las transacciones financieras que se realicen en los países que firman el acuerdo.

Lo recaudado por esta vía estará destinado a reducir las desigualdades sociales a nivel nacional e internacional, además de combatir la pobreza y hacer frente a los efectos provocados por el cambio climático. Se estima que al aplicar esta medida se recaudarían más de 300.000 millones de euros al año en todo el mundo. Pensemos que sólo en España la “Fundación Ideas” estima esta cifra en 6.300 millones de euros. La aplicación de la tasa Robin Hood estaría gravada sólo en las operaciones financieras no minoristas como intercambio de acciones, bonos u operaciones de divisas o de materias primas, tanto para mercados organizados como para operaciones fuera de la bolsa. Esta noticia ha sido muy bien recibida por las organizaciones no gubernamentales, así como por otros personajes que han defendido la aplicación de este mínimo gravamen.

Importantes líderes a nivel mundial como Sarkozy y Angela Merkel se han mostrado siempre proclives a defender su aplicación en foros internacionales. Por otra parte representantes como la portavoz del Senado de Estados Unidos, Nancy Pelosi, o el ex presidente de Brasil, Lula da Silva, en Latinoamérica, además de 350 economistas de prestigio internacional como Stiglitz, Krugman, o George Soros también han apoyado públicamente esta iniciativa. Quienes apoyan el impuesto del 0,05% dicen que el dinero conseguido por esta vía ayudará a conseguir los objetivos del milenio, entre los que destacan erradicar la pobreza y el hambre, el fomento de la educación y la igualdad, y financiar estudios para combatir el cambio climático. Por otra parte ya existen otras iniciativas por el estilo, como el impuesto de 2 euros a los billetes de avión para la lucha contra el Sida en los países emergentes y que fue aprobado por once países de Europa en el año 2009. Para agregar otro dato y siempre en la misma línea, hoy parece tomar mayor importancia lo expuesto por el discutido “informe Stern” (en su momento ignorado) que destaca la necesidad de una inversión equivalente al 1% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial para atenuar los efectos provocados por el cambio climático y destaca que de no realizarse, el mundo estaría expuesto a una recesión que podría alcanzar una cifra similar al 20% de su PIB El informe propone además el implemento de las “ecotasas” para minimizar los desequilibrios socioeconómicos y asevera que: “nuestras acciones en las décadas inmediatamente venideras pueden implicar el riesgo de una disrupción de la actividad económica y social durante el resto de este siglo y el siguiente, de una escala parecida a la de las guerras mundiales y la Gran Depresión” Por lo menos hoy, con la aprobación del informe por parte del Parlamento Europeo para la aplicación de la tasa Robin Hood, hemos dado un paso hacia la dirección correcta..