Se frena extracción de uranio en España


11 Se frena extracción de uranio en España.

Los planes para continuar extrayendo uranio en la zona de Saelices el Chico a partir de 2012 se han retrasado.

Al parecer la catástrofe nipona ha influenciado en algo a  la multinacional australiana Berkeley Recources, que en 2009 llegó a un acuerdo con la empresa española Enusa, controlada por SEPI, para volver a explotar los yacimientos de uranio que la empresa pública dejó de explotar en el 2000. La empresa australiana, a propósito del retraso  declara que “por el momento no ha habido ningún cambio digno de mención”. Ambas compañías deberían haber firmado el acuerdo que establece una sociedad conjunta, el pasado 18 de marzo, según había declarado Berkeley a la Bolsa de Sidney, en la que cotiza. La nueva sociedad que llevaría por nombre Newco, sería de propiedad de la empresa australiana en un 90%, mientras que el 10% restante sería de la empresa pública española. Pero las negociaciones se han estancado por el momento.

Según declara Berkeley, está negociando un aplazamiento del proceso con Enusa y sin fecha fija aún. Pero según han declarado fuentes que conocen lo movimientos de ambas compañías desde los inicios de la negociaciones han afirmado que no habrá acuerdo antes del 22 de mayo, fecha en que se prevén las elecciones municipales y autónomas. Con el retraso en la constitución de la mueva sociedad, según el portavoz, queda aplazado además el desembolso de 20 millones de euros que la empresa Berkeley debía hacer a nombre de Enusa. Una consecuencia directa de la catástrofe vivida en Japón es la caída en los precios de la materia prima, el uranio, y del valor de los activos de las empresas mineras dedicadas a la extracción del mineral y en el caso de Berkeley es una dificultad añadida muy importante. La empresa australiana ha enfocado todos sus esfuerzos en los últimos dos años para convencer al mercado de que el proyecto en Salamanca es viable y rentable.

Incluso llegó a aliase con la principal empresa en el rubro, la francesa Areva, para dar impulso a su proyecto en  la península, pero Areva vendió sus acciones, en torno al 3%, el año pasado. Fuentes cercanas al proyecto español admiten que con respecto a Berkeley existe mucha desconfianza. La razón es que demasiado a menudo algunas compañías, llamadas junior, generan espirales financieras a partir de informaciones comerciales optimistas. Con ellas obtienen recursos en el mercado para abrir explotaciones y aprovechar posibles oportunidades favorables de precios.

Hasta que la situación se vuelve insostenible.

Este no es un caso aislado, recordemos lo generado por Rio Narcea Gold Mines, Minas Almagrera y Boliden como ejemplo. Es por eso que los pasos que da Berkeley en Salamanca son seguidos muy de cerca..