Sobre la extinción de las especies


11 Desde la existencia de nuestro planeta (hace unos 4.500 millones de años) hubo gran cantidad de eventos tales como períodos de muy altas temperaturas y de glaciaciones, de explosiones de vida y de extinciones masivas, tiempos de luz y de oscuridad.

Pero fue siempre la naturaleza la encargada de regular los ritmos de vida y de muerte. En cambio, la historia biológica actual se diferencia notablemente de la que existió en épocas anteriores.

El factor que provoca esta diferencia es la presencia de una de las especies de aparición más reciente, el Homo sapiens (1 millón de años). Su actividad es la causa principal del aceleramiento desproporcionado de las tasas de extinción, superando así la velocidad de aparición de nuevas especies, lo cual ha ocasionado que la diversidad biológica de la Tierra se encuentre en drástica disminución. Debemos comprender entonces que este período de tiempo, en términos geológicos, es prácticamente nada aunque fue suficiente para influir notablemente en el curso natural. Tanto las especies animales como las vegetales son víctimas de la destrucción de hábitats como consecuencia de la expansión de la frontera agrícola, de la explotación forestal y de la creciente contaminación. Otra de las causas más importantes es la introducción de especies exóticas, ya sea en forma accidental o voluntaria, que se asilvestran y muchas veces al hallarse libres de sus controles naturales, terminan conviertiéndose en serios problemas. No deben olvidarse tampoco que la construcción de obras de gran impacto puede acarrear importantes pérdidas. Por último la caza comercial, deportiva, de plagas o de subsistencia constituyen otro motivo que termina comprometiendo seriamente la supervivencia de las especies, especialmente al combinarse con los factores mencionados anteriormente al referirnos a la transformación de los ambientes naturales..