Tepco indemnizará a los afectados por la crisis nuclear en Fukushima


11   Tepco indemnizará a los afectados por la crisis nuclear en Fukushima.

Mientras Tepco anuncia indemnizaciones de 8.300 euros para cada familia que haya sido afectada por la evacuación, el gobierno japonés declara que está en búsqueda de un plan B para poder refrigerar la central nuclear de Fukushima. La central nuclear de Fukushima se encuentra en estado crítico hace más de un mes y todos los esfuerzos por conseguir su estabilización han fracasado.

Hoy, la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón (NISA), ha entregado un informe en el que expone que la estabilización de Fukushima puede tardar entre dos y tres meses. En el informe declara, además, que una cantidad no especificada de combustible parcialmente fundido podría estar acumulándose en la base de los contenedores de los reactores 1,2 y 3. Sin embargo, el material radiactivo aún mantiene una baja temperatura lo que evita su sobrecalentamiento, de esta manera no daña las vasijas de contención y por ende, hasta ahora,  el riesgo de una contaminación masiva en el terreno ha sido evitado. NISA ha declarado que enfrenta enormes dificultades en lo trabajos debido al problema que tiene para retirar el agua radiactiva acumulada, así es que ya “están pensando en otras opciones”. El gran problema es que a medida que pasan los días, no se presenta ningún avance sustancial, y se teme que cualquier nuevo temblor (ya se han registrado más de 1.000 desde el fatídico 11 de marzo, algunos superiores a 5 grados he incluso hasta los 7 grados) deje nuevamente sin refrigeración a la central y otra vez se disparen las alarmas. Por otra parte, voceros de la empresa responsable de la central nuclear, Tepco, han dicho: “hemos decidido pagar rápidamente”, refiriéndose a los 8.300 euros que cada familia afectada por al evacuación recibirá de parte de la empresa para indemnizar, en parte, lo daños sufridos.

Además, Tepco, ha declarado que serán echados al mar sacos con zeolita, un mineral que absorbe las partículas radiactivas, en las costas más próximas a Fukushima, para impedir que la contaminación siga expandiéndose. En el ámbito político, el presidente de la energía nuclear en EE UU (la NRC), Gregoru Jazcko, declaró el día miércoles que según sus datos, la situación en los reactores de la central nuclear de Fukushima no es “estable” sino “estática”, es decir, no sólo no está bajo control sino que no mejora en nada, dando una visión mucho más pesimista que la que declara el gobierno japonés.

EE UU ha mantenido, en este tiempo, una distancia con el gobierno japonés por como ha tratado la crisis radiactiva y su visión de la situación normalmente ha sido más negativa. Lamentablemente, y a la luz de los acontecimientos, no se han equivocado en sus análisis..