Testeo en animales, de qué se trata


11 Testeo en animales, de qué se trata.

Para que los productos que consumimos salgan al mercado, muchos de ellos deben pasar por controles de calidad, entre ellos el más horrible e inhumano que pueda existir, la experimentación animal. Este testeo le produce mucho daño a los animales, debido a que utilizan químicos muy fuertes con dosis de más o menos siete veces más fuertes; se han visto animales ciegos, otros con sus pieles quemadas con ácidos, e incluso les ponen fuertes químicos dentro del cuerpo para probar, y terminan matándolos por intoxicación algunas veces.  La mejor parte es que todo este sufrimiento puede ser evitado, ya hay test en cultivos celulares humanos, se pueden conseguir partes de las personas muertas, como por ejemplo el iris, y si se realizan de esta manera resultan más eficientes, y además no se lastima a otro ser humano. Incluso se dice que las compañías que usan animales lo hacen por error, ya que los animales son diferentes a nosotros, y los test pueden tener resultados distintos, encima a coste del sufrimiento animal. Los compradores ya no quieren se cómplices de este dolor, las compañías se defienden con discursos que tranquilizan al consumidor pero solo son un engaño.

Algunos dicen no probar sus productos en animales pero no que los mandan a testear. Hay unos 30 tipos de test incluidos dentro de la siguiente clasificación: irritación ocular, irritación dérmica, penetración dérmica, sensibilidad dérmica, fototoxcidad y fotosensibilización, muta-génesis, toxicidad aguda y crónica, carcinogénesis, toxidad reprodutiva, teratogénesis y evaluación del producto terminado..