Tirón de orejas a España


11 Tirón de orejas a España.

España se lleva un buen tirón de orejas por incumplir la Directiva europea de prevención y control integrados de la contaminación (IPPC) y además por no haber adoptado las medidas necesarias que exige dicha Directiva. La Directiva IPPC exige a las instalaciones industriales europeas que obtengan la Autorización Ambiental Integrada, es decir, es un permiso necesario  para poder operar en la Unión Europea.

El obejtivo de la Directiva  es cuidar la salud pública y el medio ambiente, previniendo la contaminación proveniente del sector industrial. La Directiva establece además valores límites de emisión de sustancias contaminantes. El tirón de orejas al gobierno español debería ser bien grande, ya que la decisón de tomar medidas urgentes a favor del medio ambiente deja mucho que desear, pues la tardanza en adoptar la normativa europea a la legislación nacional del partido anterior fue de casi sies años. Además las autoridades ambientales se han limitado a trasladar los límites de emisión de la normativa vigente en ese momento, unos límites fijados en el año 1975.

Por lo que que muchas empresas podían contaminar incluso más que antes..