Ventajas y desventajas de la energía eólica


11 Ventajas y desventajas de la energía eólica.

La energía eólica es una energía renovable no contaminante, además es inagotable y ayuda a detener el agotamiento de combustibles fósiles, contribuyendo de esa manera a detener el calentamiento global.

La energía eólica dejó hace años de generarse con tecnología prototipo, ya posee una tecnología de aprovechamiento totalmente madura y puesta a punto. La energía eólica es una de las fuentes energéticas más baratas, está a la par en rentabilidad con otras fuentes energéticas tradicionales como las centrales térmicas de carbón (considerado como el combustible más barato), e incluso es similar en costos con la energía nuclear, además no acarrea los riesgos que todos conocemos para el medio ambiente. Este tipo de explotación genera energía eléctrica sin necesidad de un proceso de combustión o una etapa de transformación térmica, lo que, desde el punto de vista medioambiental, es muy beneficioso por ser limpio, sin secuelas de contaminación. Además posee un sinfín de otros beneficios. Con la energía eólica se eliminan completamente los problemas de impacto medioambiental que originan los procesos de extracción de otros combustibles, y como su utilización permite alternativas al transporte, el beneficio que trae a la atmósfera, al suelo, al agua, la fauna, flora y en general a todo el ecosistema, es bastante importante. Sin mencionar que evita la contaminación que supone el traslado de combustibles fósiles, como el petróleo, y disminuye el intenso tráfico marítimo y terrestre cerca de las centrales; así como también los riesgos de catástrofes.

Además para su explotación no es necesario instalar líneas de abastecimiento, como las canalizaciones a las refinerías o las centrales de gas. Al utilizar la energía eólica para la generación de electricidad se reducen a cero las incidencias fisicoquímicas al suelo, se evita la erosión gracias a que no hay ningún contaminante que incida sobre éste.

También cabe mencionar que no afecta los medios acuíferos ni por consumo, ni por contaminación de residuos o vertidos. No genera gases tóxicos, no contribuye al incremento de gases de efecto invernadero ni genera lluvia ácida.

Tampoco genera productos secundarios riesgosos ni residuos contaminantes. Sin embargo, debemos mencionar algunas desventajas, por ejemplo: al ser el aire un fluido con poco peso específico, implica fabricar maquinarias muy grandes y por ende de costes elevados.

La altura puede llegar a igualar a la de un edificio de diez o más plantas, y la envergadura de las aspas pueden alcanzar más de veinte metros, lo que encarece su producción. También produce un impacto visual inevitable, debido a que por sus características es necesario emplazarlos en lugares que generalmente exponen aún más las máquinas generadoras, como cerros, colina, litoral, etc. En ese sentido, si instalamos más generadores de energía eólica, puede resultar en un impacto sobre el paisaje de importantes proporciones, situación que debe ser evaluada considerando el contexto que cada localidad presente. La maquinaria contribuye también a la contaminación acústica, dado el ruido que genera el giro del motor, sin embargo, el aumento en los decibeles no es más que lo que produce una instalación industrial, por ejemplo y se detecta sólo al hallarse cerca de los molinos. Y por último, se debe tener cuidado a la hora de seleccionar un parque para energía eólica, estudiando si en las inmediaciones habitan aves, dado el riesgo de mortandad que acarrea su colisión con las aspas, pero eso se reduce considerablemente si, por ejemplo estas se pintan con colores llamativos. .