Abonos naturales: ¿Qué es el compost?(II)


11 Como comentaba en la primera entrega de esta serie, es perfectamente posible que con suficiente paciencia y habilidad, fabriques tu propio abono natural, de forma económica, ecológica y simple a la vez.

Para ello tienes que mezclar deshechos con alto contenido en nitrógeno, como restos vegetales de cocina, restos de plantas de la huerta...

(en general restos verdes) con restos con alto contenido en carbono (restos marrones) principalmente hojas secas. El proceso lo puede realizar cualquier persona que tenga suficiente espacio y los elementos que necesita, depende del estilo de copostaje que quiera hacer, a veces es necesario un recipiente, o mejor dicho, es más estético (ideal si se dispone de poco espacio, o el que se tiene está muy a la vista, como por ejemplo un jardín al frente de una casa). En caso de tener mucho espacio, no es necesario un recipiente y esto es básicamente lo que se debe hacer: Disponer de un terreno de 1 metro por 1 metro como mínimo, en tu huerta o jardín, en donde armarás una pila con los materiales orgánicos.

La pila se compondrá de capas alternadas, una de restos verdes (húmedos) por un lado, otra de restos marrones (secos) por otro.

Tratá de mantener la proporción de 1 y 1. Tenés que humedecer uniformemente cada tanto y asegurarte de mantener una buena ventilación, es decir que el material no esté apelotonado. En la medida que el material se va degradando, el tamaño de la pila irá disminuyendo, esa es la señal de que el proceso se va dando.

No agregues nuevas capas de material seco o húmedo a una pila que ya estaba en proceso, esto sólo entorpecerá y enlentecerá el antes iniciado.

Es preferible que juntes suficiente material para otra pila aparte en ese caso. En las próximas entregas, te comentaré sobre el proceso llamado vermicompostaje, donde intervienen lombrices que optimizan los tiempos esperados..