Agua salobre, uso en jardinería


11 Agua salobre, uso en jardinería.

El agua salobre, auque tiene una proporción de sal inferior al agua de mar, puede resultar perjudicial para nuestras plantas.

Todo dependerá de la cantidad del mineral presente en el agua, pero las consecuencias de su uso en jardinería son varias y deberías conocerlas. El riego con agua salobre provoca una mayor compactación de la tierra, reduciendo su aireación y drenaje, además de dificultar la absorción de nutrientes. Las hojas de las plantas se debilitan y se vuelven más vulnerables al ataque de las plagas.

Si usas agua salobre en tu jardín es muy probable que los cultivos estén con apariencia marchita y poco saludable.

Las características más comunes: plantas amarillentas y con hojas frágiles, y en muchos casos tanto los brotes como los bordes de las hojas suelen presentar un color amarronado. Mediante un análisis del agua se puede establecer el grado de salinidad: a partir de 3 g de sal por litro se considera que un agua es ligeramente salina; con más de 6 y hasta 12 g por litro decimos que tiene una salinidad media; y altamente salina si la proporción de sal es superior a los 12 g por litro. Debe tenerse en cuenta la salinidad del agua a la hora de escoger las plantas del jardín, privilegiando las especies que presenten más tolerancia al mineral. De todas maneras, los suelos regados con agua salobre necesitarán frecuentes tareas de mantenimiento a fin de mejorar el drenaje y evitar mayores consecuencias. Relacionados: Agua salina, uso en jardinería Tipos de agua.