Aireación, técnica de jardinería


11 Aireación, técnica de jardinería utilizada con mucha frecuencia para mejorar la calidad y el aspecto del césped.

Se trata de una técnica de gran utilidad para las áreas más transitadas del jardín, principalmente en los suelos arcillosos, porque lo ventila y mejora el desarrollo de las plantas. Los beneficios de la aireación son muchísimos, pero te los resumiría diciendo que esta técnica ayuda a que el agua del riego penetre mucho mejor, mejorando el drenaje y la absorción de aire y nutrientes.

En pocas palabras, le da vida a un suelo asfixiado. La aireación se puede realizar de manera manual o a través de un aireador mecánico: hay que considerar las dimensiones del terreno y evaluar cuál será la manera más adecuada. Eso sí, debes tener en cuenta que el mejor momento de airear el suelo es en primavera o una vez que hayan culminado las heladas, y principalmente después del segado. A la hora de evaluar si el suelo del jardín necesita aireación, observa el aspecto del césped: si lo notas reseco y debilitado es muy probable que sea hora de utilizar la técnica.

Otra buena manera de saberlo es introduciendo el dedo en la tierra, si no tienes dificultad en hacerlo el suelo está en buenas condiciones. Para el aireado manual puedes introducir en el césped de una vara con púas, o sencillamente caminar en él con unos zapatos de montañismo, o calzado deportivo con tapones.

Y si deseas un aireador mecánico, considera que podrás adaptar este accesorio a tu cortadora de césped. Relacionados: Cuidados del césped en primavera Consejos para cuidar el jardín en primavera .