Alcorques: usos y utilidades


11 El alcorque es una zona despejada de hierba y elementos naturales (es decir: de tierra desnuda) situada en la base del tronco en contacto con la tierra. Habitualmente es redonda, pero también puede ser de otras formas.

En las ciudades, muchos alcorques están protegidos con rejillas o elementos de piedra drenantes para favorecer su limpieza y que, a la vez, la tierra no ensucie las aceras ni entorpezca a los viandantes.

Además, un alcorque facilita la aireación de la tierra y su riego, evitando asimismo que, al cortar el césped, la madera en contacto con aquél resulte dañada. Para realizar un alcorque una forma muy sencilla y fácil es mediante una cuerda, atada al tronco del árbol y en cuyo extremo ponemos un trozo de madera (o cualquier elemento que nos sirva, como un destornillador), la hacemos girar mientras que con la punta de la madera o del destornillador marcamos sobre el césped la circunferencia. Luego, con una pala, hazada u horca, se procede a trabajar la tierra del interior del círculo. También se puede, asimismo, plantar en el propio alcorque bulbos o vivaces, que adornarán la tierra "vacía" bajo el árbol, aunque esto conlleva consigo, también, un mantenimiento mayor. Más sobre la noticia: Wikipedia y Diseños urbanos Más datos: Croquis de un alcorque.