Alelí: Para obtener un hermoso colorido en nuestro jardín


11 El alelí es una planta proveniente del Mediterráneo, Islas Canarias y sur de África.

Es ideal para cultivarla en lugares con clima templado y seco, no resiste heladas.

Es una planta herbácea anual o trienal. Tiene un tallo erecto semileñoso en la base, con hojas oblongas en una roseta basal de color verde grisáceo. Inflorescencia racimosa alargada, con flores medianas terminales, simples o dobles, perfumada y en colores como violeta, lila, púrpura, blanco, rosado y rojo.

Crece entre 40 a 60cm.

Se multiplica por semillas en el verano y en el otoño. Se puede plantar a pleno sol. Para su buen cultivo precisa un suelo fértil, suelto, profundo, con agregado de materia orgánica y buen drenaje.

Se lo suplementa con un fertilizante que impida clorosis en hojas y pérdida de las mismas.

Es suficiente con un riego moderado, para que tenga una hermosa floración en primavera. Se puede utilizar para plantar en macetas en balcones y en terrazas o en canteros, en grupos aislados. Es bastante rústico, pero se debe prestar atención a no acumular agua en su lugar de implantación porque puede producir la podredumbre del cuello del tallo.

Para extender la floración sacar las flores viejas..