Algunos cuidados que requiere el espatifilo


11 Ayer comenzamos a hablar sobre el espatifilo, una de las plantas de interior más fáciles de cuidar. Vimos sus principales características, así como las soluciones para las posibles plagas y enfermedades que puedan atacar a nuestra planta.

Hoy veremos más en relación a los cuidados específicos que requiere el espatifilo.  El espatifilo es de esas plantas resistentes de las que casi te puedes olvidar.

Abónala con pastillas de fertilizante de liberalización lenta; si las introduces en el sustrato a mediados de primavera, no tendrás que estar pendiente durante el verano. Las espatas, que es como se denominan las flores del espatifilo y de otras plantas como el anturio, son más duraderas que las flores consideradas ?normales?. Aun así, puedes conseguir que duren más tiempo si cortas la flor propiamente dicha (ese tubito amarillo) a ras de la base; de esta forma, evitarás que el polen caiga sobre esa especie de gran pétalo blanco y termine por dañarlo. Para saber si necesita agua, toca el compost con los dedos.

Si está ligero y se desmenuza, la planta necesita riego.

Usa agua de lluvia cuando te sea posible y riega siempre por arriba, sobre el sustrato, y en abundancia. Pasados 15 minutos, vacía el exceso de agua que queda en el plato. El espatifilo es una planta que, sobre todo en verano, ama la humedad.

Es conveniente rociar las hojas con agua a menudo y colocarla sobre un plato con piedras y agua en el fondo.

Una última cualidad: es de las pocas plantas, junto a la cala, el acorus, la pontederia y alguna más, susceptible de decorar estanques de interior como planta semiacuática..