Apio, cuidado en el cultivo


11 El Apio, cuyo nombre científico es Apium graveolens y pertenece a la familia Umbeliferaceae, debe ser sembrado entre los meses de febrero y mayo.

Si se siguen los cuidados adecuados, podrá ser cosechado entre setiembre y diciembre, respectivamente. Es una especie típica de los climas templados, aunque soporta bien el invierno siempre y cuando se la proteja de las heladas.

En cuanto a suelos, es suficiente con asegurar que se mantenga un buen drenaje y que cuente con una profundidad interesante dado el gran desarrollo en vertical de sus raíces. Hay algunos secretos que vale la pena compartir. Por ejemplo, entre ellos, es buena idea cortar los brotes o hijuelos de las plantas para que éstas crezcan más vigorosas. Es vulnerable a su clásica enemiga, la llamada Mosca del apio y también a pulgones.

Si hablamos de enfermedades, hay que prestar atención especialmente a la aparición de roya, entre otras patologías que pueden afectarle..