Ave del paraíso, una flor exótica


11 Ave del paraíso, una flor exótica originaria de África del Sur que ha logrado ingresar en muchos hogares tanto como planta de jardín como una flor decorativa que llama realmente la atención por su color y forma. El origen de su nombre se advierte apenas se la ve: una forma similar a la cabeza de un ave, un pico marrón y una brillante y colorida cresta de colores naranjas y azules intensos. La planta prefiere el calor y un clima estable.

Es preciso tener en cuenta que una vez germinado, hay que cuidar que la planta y la flor no sean quemados por el sol, por lo que se precisa sombra.

Los ejemplares más jóvenes deben tener parte partes igual de sombra y sol. Alcanzan hasta el metro y medio de altura y de cada uno de sus tallos pueden nacer unas ocho flores. Floreciendo en los primeros meses de la primavera, el Ave del Paraíso está formada por seis pétalos, tres azules y tres naranjas.

Sus hojas son de tamaño grande con una nervadura de color gris y verde. Su germinación puede tardar hasta dos meses, por lo tanto ten paciencia, sobre todo con sus flores que tardan hasta dos años en salir a la luz. En cuanto al riego, el Ave del Paraíso requiere una cantidad moderada de agua, y un poco más generosa en verano. En cuanto al suelo, prefieren arenosos y bien arenados.

También se recomienda el composta para que su germinación sea la ideal. Relacionado: Especies de plantas exóticas: las Heliconias.