Azaleas: elegancia, colorido y buen porte. (I)


11 Estoy segura que al igual que yo, siempre has querido tener y prodigar cuidados a una planta de azalea.

Son francamente bellísimas y poco hay que decir al respecto, basta con observar la fotografía (hoy elegí una bien cercana para que puedas observar su flor en detalle).

Coincidiremos seguramente acerca del colorido y porte que otorgan a los jardines.  Por este motivo he pensado en compartir a partir de hoy una serie de posts que completen todo lo que hay que saber acerca de ellas. Pertenecen a la familia de las ericáceas, a su vez perteneciente al género Rhododendorn, y la mayoría de las especies de este género provienen del este de Asia y de Japón. Las hojas de estos arbustos son en general elípticas y sus tamaños son bien variados, fíjate que hay ejemplares llamados alpinos cuyas hojas tienen apenas 2mm y en los ejemplares tropicales pasa lo contrario dado que sus hojas pueden llegar a 60mm. Cuando optas por tener una, tenés que saber que requerirá cuidados especiales, lo cual no significa difíciles y te aseguro que siempre vale la pena esta elección.

Como descripción muy general, te comento que son arbustos perennes, relativamente chicos y -  en el caso de las especies que abundan en nuestro medio- de hojas pequeñas.

Algo que es fácil, es propiciar las condiciones necesarias para su buen crecimiento: requieren suelos ácidos con un buen drenaje y ricos en materia orgánica. Para acidificar el suelo podés usar pinocha o turba. Te florecerán en primavera, anunciando el tiempo lindo.

Las encontrás en diferentes colores: fucsias, rosadas, blancas, bicolores, roja, naranjas, violetas.

Tenés que podarlas una vez que perdieron la flor. Prefieren buena luz,  pero no dejes de protegerlas del sol fuerte directo y de vientos secantes.

Por si fuera poco, debido a sus raíces superficiales son fáciles de transplantar..