Bonsai de crisantemos


11 Los crisantemos son una excepción dentro del arte bonsai ya que son de las pocas plantas que sin ser arbustos o árboles se emplean en esta técnica.

Los japoneses son grandes expertos en su cultivo ya que aunan la maestría con que trabajan este arte y la importancia que esta flor tiene en su cultura. La duración de estos bonsais es corta si tomamos como referencia la de otros ejemplares pero su belleza cuando están en flor es incomparable, son un verdadero espectáculo.

Tras la floración la planta se puede trasplantar al jardín y permanecer allí hasta la siguiente temporada, momento en el cual se puede devolver a la maceta. Los bonsais de crisantemo se deben colocar en un lugar fresco si se mantienen en el interior de casa, la temperatura ideal está entre los 18 y 24ºC. Necesitan mucha luz por lo que se han de situar cerca de una ventana, pero evitando los rayos directos del sol.

Nunca sobre el televisor ni cerca de los radiadores. El riego es conveniente darlo cada dos días pero hay que proporcionarles humedad contínua, por lo que se deben pulverizar a diario.

No debemos dejar el bonsai sobre un plato con agua de manera contínua ya que las raíces se pudrirían pronto. Se deben fertilizar con un abono de liberación lenta entre junio y diciembre. .