Bulbos de verano


11 Los bulbos que florecen en verano se plantan desde finales de invierno hasta primavera.

Cuando llegue el verano la planta habrá creado una buena estructura radicular y desarrollará sus llamativas flores. La profundidad a la que se entierra el bulbo debe ser 2 ó 3 veces la altura del mismo.

Por ejemplo, un bulbo de unos 3 cm debe plantarse a una profundidad de 6 cm como mínimo. Después de plantarlos es muy aconsejable realizar aportes de abono cada 15-20 días, desde la primavera hasta el verano.

Tras la floración dejar secar por completo las hojas, cortarlas cuando ya están marchitas y si durante el invierno no se preveen heladas dejarlos invernar en el suelo.

Si el clima es muy frio quizás sea más conveniente desenterrarlos y guardarlos en un lugar fresco y seco hasta la nueva temporada. Entre la gran cantidad de bulbos que florecen en verano podemos citar: Agapanto, gladiolo, dalia, azucena, begonia, etc..