Cómo ahorrar agua del riego


11 Cómo ahorrar agua del riego, importantísimo tanto para las plantas como para nuestro bolsillo y la preservación de este recurso natural tan valioso.

Para lograrlo, te daré algunos consejos muy prácticos que podrás comenzar a aplicar hoy mismo en tu jardín. El agua de riego comienza a ahorrarse en el momento de planificar el jardín, empezando por la elección de las especies.

Las variedades naturales de la zona en que vivimos están adaptadas al clima, y esto evita mayores requerimientos hídricos; lo mismo ocurre reducimos la cantidad de césped de nuestro espacio verde. Respeta los mejores momentos para el riego, que son al inicio de la mañana o al finalizar la tarde. Regar las plantas durante las horas de mayor calor favorece la evaporación hídrica; las plantas y el suelo retienen menos humedad, y para evitar el indeseado efecto necesitarás más cantidad de agua. Evita mojar excesivamente las plantas.

Si se encharcan, además de derrochar agua este mal hábito puede provocar consecuencias negativas en la salud de nuestros cultivos.

Es mucho mejor regar con menos cantidad de agua más veces que hacerlo todo de una sola vez. Si colocas un platito debajo de las macetas, éste retendrá el agua que sobre y mantendrá por más tiempo húmedas tus plantas, reduciendo las necesidades de riego y el consecuente consumo de agua. Cuando tengas que optar por un sistema de riego, inclínate por el goteo. Es el de menor consumo y pérdidas por evaporación, constituyendo una excelente opción para nuestras plantas y la economía del hogar. .