Cómo conducir el crecimiento de las Glicinas


11 En un post anterior, te comenté algunas virtudes acerca de las Glicinas (Wisteria sinensis), esta hermosa planta apoyante y trepadora que nos regala nos sólo sus bellos colores sino ese aroma inconfundible que perfuma nuestras tardecitas de jardín.

Una consideración más que interesante es lo que se llama su posibilidad de "conducción" por nuestra parte. ¿Qué significa esto? Que al igual que sucede por ejemplo con la vid, es suficiente con que tengamos apenas un hoyito donde plantarla, en alguna esquina o vértice de nuestros patios o jardines, porque luego podemos ir guiando o conduciendo su crecimiento hacia dónde más nos guste.

La opción que te comento hoy recibe el nombre de conducción por cerco apoyante. Es suficiente con realizar una poda de acortamiento de sus ramas largas en el verano y cortar  dos o tres yemas inmediatamente antes de comenzar la floración. Más allá de tus habilidades de poda, un factor de mayor peso es la atención que mantengas a su crecimiento, y la constancia en redirigirlo cada vez que lo estimes necesario. Con paciencia, puedes lograr que crezca formando un tallo múltiple enroscado en sí mismo, lo que le dará rigidez  si quieres dar forma de pequeño arbolito, o simplemente como arbusto que se extiende a lo ancho y a determinada altura respecto al suelo.

Es una forma poco tradicional de tener una glicina (siempre las imaginamos más aéreas), te invito a probarla..