Cómo efectuar la poda de nuestro rosal (II)


11 El otro día estuvimos hablando sobre la importancia de la poda del rosal, para su mantenimiento anual.

Seguiremos explicando cómo es la forma ideal para realizarla, para mantenerlo siempre hermoso y que nos floración todos los años. El corte debe ser neto, liso y sin desgarros, a una distancia de 5mm de la yema, con declive contrario a ésta, utilizando una tijera con buen filo y en buen estado.

Cuando salen dos brotes de una yema, conviene seleccionar y dejar uno solo. Se corta siempre hasta madera sana, blanca, removiendo la madera vieja y los tallos débiles que no llegarán a tener el grosor adecuado para florecer. Antes y después de la poda de un grupo de rosales, se desinfectan las tijeras con alcohol fino y una vez terminada la tarea, se pulverizan las plantas con caldo bordelés o con oxicloruro de cobre..