Cómo eliminar las rosas marchitas


11 Eliminar las rosas marchitas es la manera de garantizar que nuestro rosal seguirá produciendo nuevas flores sobre esos mismos tallos.

Los rosales de floración contínua lo harán en oleadas sucesivas hasta otoño; los de una única floración lo harán sólo dentro de un periodo de tiempo determinado, pero con mucho vigor.

Lo haremos de dos maneras distintas, dependiendo de la temporada en la que nos encontremos: PRIMERA FLORACIÓN: PRIMAVERA. Se trata de eliminar sólo la rosa mustia, dejando toda la vegetación posible.

Este corte se puede hacer con la mano en los tallos más finos, pero es conveniente hacerla con las tijeras de podar en los tallos más desarrollados, para evitar desgarrones.

Los resultados que se vienen comprobando son: mayor vegetación, y por lo tanto, mayor capacidad de fotosíntesis de la planta; ramas más sanas; mejores rosas en la segunda floración y ¡más brotes basales! SEGUNDA FLORACIÓN: VERANO. Aplicaremos la forma tradicional de eliminar rosas marchitas: cortar cada rosa marchita unos milímetros por encima de la primera, segunda o segunda hoja con 5 foliolos.

La eliminación de rosas por encima de la hoja de 5 foliolos se puede aplazar para agosto, y nos servirá para controlar las ramas que se hayan disparado entre primavera y verano, y que estén afeando o desequilibrando la forma del arbusto.

A mayor altura, cortaremos por la tercera hoja; si sólo es un ligero desequilibrio, cortaremos por la primera. A los rosales de una floración única les aplicaremos la primera forma de corte dentro su período de floración, y la segunda inmediatamente después de que haya rematado su temporada (antes de otoño).

Más sobre la noticia: Eljardindecasa .