Cómo hacer camas calientes para siembra


11 En nuestro post anterior, comenzamos definiendo qué son las camas calientes en horticultura.

La propuesta de hoy, contempla aprender un poco más al respecto y ampliar conocimiento sobre el tema. Es importante saber que es posible e incluso aconsejable utilizar una amplia variedad de materiales orgánicos como base de una cama caliente.

Los más frecuentes suelen ser el estiércol ganadero o de criadero de aves, las hojas, los residuos de viñedos etc; entre ellos sin duda resulta mejor el estiércol equino pues posee mayor potencial de generación de calor. Para ir concretamente a los pasos de construcción, comienzo diciendo que se coloca el estiércol en una pila cuya altura máxima sea de 80 cm y como mínimo de 1 m de ancho. Acto seguido debes comprimir e ir regando por capas: la cantidad indicada es de unos 9 litros de agua por metro cuadrado. Es importante respetar estos pasos anteriores pues son los que garantizan la fermentación responsable de la generación del calor.

Aproximadamente en una semana se verificará el aumento de temperatura en el montículo y a los pocos días desciende y se estabiliza.  Se recomienda esperar por lo menos 15 días, a partir de la construcción para plantar las  semillas, así como garantizar un drenaje fluido y correcto para evitar que la temperatura descienda. Referido: fao.