Consejos para el riego


11 Las plantas son cómo nuestro organismo: no hay que proveerlas de más alimento (en este caso el agua) del que es necesario.

Debes tener el cuenta que la mayoría de las plantas solo requieren riego entre una y tres veces por semana en la temporada que va desde la primavera hasta el otoño; durante el invierno bastará echarlas agua dos o tres veces al mes. Pero cuando comienza a aumentar la temperatura, debes regar tus plantas todas las semanas.

Sin embargo espera a que la tierra esté casi totalmente seca antes de volver a regar. No hay nada mejor que para el riego que el agua de lluvia.

Aprovecha a recogerla cuando llueve. Al usar agua de la canilla, recuerda que es conveniente dejarla reposar toda la noche en un balde antes de echarla a las plantas más delicadas.

Así te asegurarás que el agua esté a temperatura ambiente y se evapore el exceso de cloro. Otro consejo a seguir, es que ni las plantas de hojas gruesas ni los cactus se riegan durante el invierno, a menos que manifiesten que se están marchitando.

Si este es el caso échales poco agua.

Los platitos que colocas debajo de las macetas no deben quedar ?inundados? pues se pudrirán las raíces. Revísalas después de la media hora de haber regado y tira el agua que contengan.