Consejos para la compra de árboles (I)


11 Antes de pasar a los consejos, vamos a distinguir las formas anatómicas en las en que puedes adquirir un árbol.

Vale mencionar, aún antes de eso, que desde luego siempre es posible plantar un árbol desde una semilla, pero esto lleva mucho tiempo y es más práctico comprarlo en algunas de la variantes que siguen. La primera y más frecuente, es la compra de un árbol con su cepellón.

Se entiende por tal, a una masa de tierra que rodea sus raíces, pues ha sido retirado de suelo pleno de esa forma (como puedes ver en la imagen) , para aumentar sus posibilidades de arraigamiento. La segunda es lo que se llama a raíz desnuda y es exactamente lo contrario al cepellón, es decir las raíces están libres y hay que plantarlo con ciertos cuidados y mayor delicadeza. Además, requiere algún tratamiento especial en el suelo, que abordaremos con mayor detalle en otro post. Por último, la tercera forma es adquirir un árbol con su recipiente o maceta, que muchas veces es una funda de polietileno o similar.

La diferencia con el caso anterior es que nunca estuvo en tierra plena, es decir siempre ha crecido allí en ese recipiente.

En la segunda parte continuamos con más consejos..