Consejos para la compra de semillas (II): hortalizas, verduras y brotes tiernos


11 No hay ninguna duda: si quieres una buena germinación al sembrar cualquiera de estas plantas, el primer paso es utilizar -como te decíamos en el caso del césped - semilla de primera calidad.

En los últimos tiempos, gracias a la biotecnología se han obtenido grandes logros en la producción de semillas de primer nivel. Se han podido lograr modificaciones anatómicas, por ejemplo de tamaño y estructura, importantes a la hora de facilitar acciones como la adaptación a su procesamiento con sembradora.

Se pueden obtener las llamadas semillas refinadas, que pasan por un proceso de clasificación por tamaño, forma, peso o densidad con lo que se consigue una semilla más limpia, vigorosa y uniforme. Si estás pensando en comprar semillas, el hecho de optar por este tipo de semillas refinadas, más allá de su precio, es una excelente opción. Tienes la posibilidad también de optar por las llamadas semillas pre-germinadas. Éstas han sufrido un proceso de pre-acondicionamiento para su germinación, que se hace en condiciones controladas, a la vez que se induce incluso la primera fase de la germinación.

La consecuencia es la obtención de una semilla que es capaz de germinar a un rango mucho mayor de temperaturas, a la vez que la misma es más rápida y uniforme aún que con la semilla refinada..