Consejos para la poda del Kiwi


11 En nuestra serie de consejos de poda de frutales, hoy es el turno del Kiwi, que al igual que la mayoría de ellos, requerirá -para ir entrando en el tema - una poda veraniega con el fin de prevenir un exceso de vegetación.

En su caso, todas las podas deben ser a tiempo y cuidadosas según veremos a continuación. En el caso de un árbol joven o recientemente plantado, es importante hacer en invierno el procedimiento de poda llamado "de formación".

Éste deberá sostenerse por dos o tres años, y llevarse a cabo siempre entre los meses de diciembre, enero o febrero. Si hablamos de un ejemplar ya bien formado, entonces requerirá dos períodos de poda: en verano, será necesaria, como mencionábamos, una poda de despeje cuyo objetivo es mejorar las condiciones de ventilación e incidencia pareja de la luz solar. Sobre fin del invierno se realiza una serie de cortes puntuales en la base de aquellos sarmientos que ya produjeron fruto. Habrá que hacer otros cortes extra: se aconseja que en las ramas adultas no queden más de seis yemas, para que éstas concentren el vigor de la futura floración.

Seguir este consejo, promoverá la aparición de frutos más robustos y saludables..