Control integrado de plagas


11 Control integrado de plagas (CIP), un concepto relativamente moderno (si lo miramos en perspectiva) y que también es conocido en distintas zonas del planeta bajo otros nombres, siendo uno de los más usuales manejo integrado de plagas o MIP. ¿De qué se trata? Es una metodología estratégica que coordina y usa en simultáneo muchas líneas de "lucha" frente al azote o posibilidad de que ocurra una determinada plaga.

Estos métodos deben complementarse, cosa que no siempre es sencillo de lograr ya que hablamos de métodos físicos, mecánicos, químicos, biológicos y genéticos. A su vez, deben contemplarse dos aristas más: las consideraciones legales y culturales, y todo lo relativo al ambiente y los ecosistemas circundantes: lo que no puede pasar es que el control de una peste resulte letal para otros procesos beneficiosos.   Para trabajar en CIP, se debe planificar el trabajo en tres fases: prevención, observación y aplicación. Dos nombres célebres en la historia del CIP, son los científicos entomólogos Adkisson y Smith, quienes incluso recibieron reconocimientos importantes que premian su actuación y liderazgo en el tema.

Vale destacar que una de las grandes ventajas del CIP es que se trata de prácticas ecológicas que plantean la reducción (y si es posible eliminación) de pesticidas con el fin de minimizar el impacto al medio ambiente..