¿Cuándo fumigar el jardín?


11 Lo primero a considerar, cuando hablamos de fumigación en un jardín, es que lo ideal es que se trate de una forma de prevención y no de control de un problema ya presente.

La fumigación preventiva, tiene muchas ventajas, la primera de ellas es que es menos agresiva. Una costumbre antigua y poco recomendable, es la tendencia a utilizar preparados caseros para fumigar.

En todos los casos es necesario asesorarse bien con un especialista, especialmente en lo referente a productos, diluciones, frecuencias etc. Una vez que has encontrado el producto adecuado, lee sus especificaciones con atención. En general el propio fabricante te recomienda qué dosis usar y con qué frecuencia, para los distintos tipos de plagas.

Es importante estar atentos al estado del tiempo antes de fumigar, una lluvia inmediata puede arruinar el efecto y lo que es peor diseminar el producto de forma distinta a tus planes. Antes de tomar la decisión de fumigar, ten en cuenta que muchas veces el factor prevención puede lograrse con excelentes resultados usando métodos naturales.

La forma más conocida es plantar ciertas aromáticas con las cuales los insectos no "simpatizan": por ejemplo la ruda, el romero, la salvia son grandes enemigas de pulgones y arañuelas..