Cuidado de las rosas en verano


11 Nuestros bellísimos rosales que engalanan los jardines de verano, también requieren de nuestra atención y cuidados en esta época.

Señalaré algunas tareas de las más importantes para que no dejes de incluirlas en tu agenda. Te recomiendo que comiences por las tareas de limpieza.

En primer término, una vez finalizada la floración de junio deberías eliminar desde su base las ramas más antiguas que son fáciles de identificar pues su color es más oscuro que el resto. Por otra parte, debes quitar sin piedad los restos de las flores secas que puedan haber quedado adheridas a la planta. Los cortes en general deben ser cuidados y rotados en distintos sectores de la planta (especialmente cuando es más grande) con el fin de sostener una floración más prolongada. Por último refiero a las tareas clásicas cuando hablamos de cuidados: abonado (puede hacerse inmediatamente después de la primera floración) y prevención de enfermedades.

Un rosal nunca está ajeno a un ataque de mildew: hay que rociar con productos preventivos..