Cuidado de plantas de interior (III): iluminación


11 En el post introductorio a esta serie, mencionábamos que para un correcto cuidado de las plantas de interior, hemos de estar atentos a tres focos: las enfermedades, los insectos y las condiciones externas o ambientales.

Comenzando por estas últimas, en el post anterior consideramos los problemas vicnulados al riego. La propuesta de hoy, es analizar el factor exposición a la luz.

Al igual que en el caso anterior los problemas siempre se producen solamente por dos causas: exceso o falta de ella. En el caso del exceso, éste está en general determinado por exponer a sol directo a las especies que no lo toleran ¿Cómo nos damos cuenta¨de que una planta no lo soporta? Ella nos lo hace saber de inmediato pues su follaje palidece, aparecen hojas manchadas e incluso en casos severos comienzan a marchitarse. En el caso de recibir poca iluminación, el follaje amarillea y merma la floración. En casos severos, aún en plena época de floración la planta deja de hacerlo, cosa que en un principio nos parece inexplicable, pero se debe a este motivo..