Cuidados básicos del invernadero


11 Los cuidados de mantenimiento de un invernadero, están directamente relacionados con los materiales en los que esté construido.

Tanto las variantes correspondientes a su estructura como a su cobertura inciden en su cuidado. La estructura suele ser básicamente de uno de estos dos materiales: aluminio o madera.

El aluminio es el más sencillo de mantener, dado que no se oxida, no se corroe ni es atacado por plagas, un poco de higiene será todo lo necesario. Si fuese de madera, hay que verificar su estado periódicamente. Es un material vulnerable al agua, a los insectos y a la deformación.

Existen productos para prevenir la mayoría de estos problemas y evitarlos es la manera más eficaz de lidiar con ellos. En cuanto a la cobertura, en general estaremos hablando de cristal o plástico.

Lo importante a verificar es que no haya filtraciones por roturas o desgarros; si las hubiera hay que realizar reposición del material de inmediato..