Cuidados de las clemátides


11 El emplazamiento ideal para una clemátide es un lugar donde sus raíces queden a la sombra y sus tallos reciban sol.

Requieren tierra fértil y humedad, es aconsejable proteger la base con otra planta que le de sombra o cubrirla con algún acolchado. Si se planta en maceta no se debe utilizar una de plástico porque no aislará las raíces del calor del verano.

Es más aconsejable utilizar recipientes de barro o terracota. En verano es necesario un riego regular y abundante. En invierno se pueden espaciar más los riegos, resiste muy bien los cambios climáticos y el frío. En invierno pierde las hojas (salvo algunas perennifolias) y presenta un aspecto seco pero en primavera volverá a recuperar su frescura.

Se debe aportar fertilizante durante la época de crecimiento, desde que asoman las primeras yemas hasta el final del verano. .