Cuidados del cultivo de orquídeas


11 Cuidados del cultivo de orquídeas.

Mucho se habla acerca de lo complicado que es cultivar orquídeas y lograr que florezcan -la magia que generalmente se produce una vez al año- pero en realidad, aplicando algunas reglas podrás tener bellísimas plantas en tu jardín. No me cansaré de repetir que tener las más lindas orquídeas es bastante sencillo: compruébalo siguiendo con atención algunas indicaciones esenciales, como la manera correcta de regarlas y de trasplantarlas. Aunque no hay una frecuencia considerada ideal para el riego de las orquídeas -generalmente la mayoría de las plantas se benefician con dos o tres riegos semanales, pero esto varía según la especie y el clima- lo que hay que evitar especialmente es regarlas demasiado.

Si lo haces, terminarás por ahogar las raíces de la plantas y favorecer la proliferación de hongos. La manera más sencilla de comprobar si llegó el momento de regar tus plantas es tocar el sustrato: cada dos días, introduce tu dedo en él y verifica la humedad, y sólo vuelve a mojar las orquídeas si el mismo se encuentra seco. ¿Cuándo regarlas? A primeras horas de la mañana o al finalizar la tarde; evita hacerlo después para evitar que las hojas permanezcan mojadas durante la noche. ¿Debo trasplantar mis orquídeas? Si ves que la planta se encuentra muy ramificada, o sus raíces son demasiado grandes para la maceta, tendrás que dividirla o cambiarlas de maceta para que pueda seguir desarrollándose de manera óptima.

Y aquí también puedes guiarte por los riegos: cuando la planta drene mal el agua, será un buen momento para efectuar el trasplante..