Cuidados específicos de las plantas de interior: El riego


11 La decoración con plantas de interior no solo cumple un papel ornamental sino que se ha demostrado científicamente los beneficios que aportan más allá de lo estético.

En lugares de trabajo reducen el estrés laboral y en los centros educativos favorecen la concentración. Las plantas nos aportan a diario una gran cantidad de beneficios pero para ello es esencial que les proporcionemos el cuidado necesario.

En el caso del riego, uno de los errores más frecuentes por los que las plantas mueren es por el riego en exceso. A continuación te damos algunos datos a tener en cuenta: Lo primero que debemos verificar es que haya buen drenaje, es decir, que salga el agua por los agujeros inferiores cuando regamos.

Para ello se deben colocar en el fondo piedritas partidas, trocitos de cerámica, leca o algún material equivalente. Cómo ya dijimos el principal error es el riego en exceso y el segundo la falta de agua.

El agua estancada dentro de la maceta o del portamaceta decorativo que la contiene es mortal: pudre las raíces y la planta muere irremediablemente. En estas condiciones, los hongos que viven latentes en el suelo aprovechan la oportunidad y colonizan las raíces y el cuello del ejemplar.

Los síntomas por exceso de agua son variados, pero uno de los más típicos se manifiesta cuando las hojas se vuelven amarillentas-amorronadas y luego caen. La mejor manera de saber si es necesario regar consiste en meter el dedo en el sustrato y comprobar si está seco o húmedo.

En la mayoría de los casos, se requiere un riego abundante, dejando que la tierra se seque antes se realizar la siguiente regada..