Cultivo de Convolvulus


11 El cultivo de las campanillas o correhuelas, nombres populares del género Convolvulus, demanda muy poco y no es en absoluto exigente.

Estas cualidades la hacen una alternativa muy válida si tienes poco tiempo para tus plantas, pero no por eso resignas la magia de un bello jardín. Estas maravillosas variedades florecen de agosto a septiembre, y se adaptan muy bien a cualquier tipo de suelo.

Como son especies invasivas, el cuidado principal para su cultivo es podarla cuando consideres necesario, para que no le roben espacio a otras plantas. El mejor espacio para el Convolvulus es al sol o a semisombra; y su riego tampoco te llevará demasiado, porque con una vez a la semana es más que suficiente. Eso sí, cuando haga mucho calor tendrás que aumentar un poco la frecuencia.

Por sus características queda muy bien en paredes, setos y pendientes rocosas. Además de su belleza, el Convolvulus tiene propiedades medicinales: la infusión preparada con sus hojas secas tiene acción laxante y purgante. Relacionados: Convolvulus, infaltable en tu jardín Plantas infaltables del jardín.