Cultivo del Filodendro


11 Planta trepadora y muy decorativa, el Filodendro (Philodendron scadens) es de muy fácil cultivo, en maceteros o por medio de tutores de musgo.

Por eso lo aconsejo a todos aquellos que amen las plantas pero no puedan dedicar mucho tiempo para su cuidado. Siempre hay que evitar que el Filodendro reciba sol directo, y aunque lo ideal es que tenga buena iluminación, tolera bien la luz escasa.

Los meses de invierno, con temperaturas por debajo de los 10º C sí son un inconveniente, a los que la planta responde con un amarilleo en sus hojas. Esta especie necesita tener humedad, esto se puede lograr rociando la planta con agua tibia o bien mediante el uso de humidificadores o recipientes con agua sobre un radiador. El riego ideal para el Filodendro tiene una frecuencia de dos veces por semana, en invierno una sola vez por semana, y a veces hasta menos. Es recomendable abonar esta planta con un fertilizante líquido, desde la primavera hasta finales del verano, cada quince días.

Y tener cuidado con sus plagas: pulgones, cochinillas, araña roja y trips pueden atacarla..