Diferentes estilos de bonsái


11 Los estilos de jardinería bonsái más practicados están inspirados en formas vegetales naturales alteradas por las características del medio ambiente.

En este sentido, se intenta cultivar árboles en miniatura, con un sustrato escaso y una poda regular, para reproducir la acción que ciertos agentes naturales ejercen sobre los ejemplares silvestres. La forma básica está representada por los árboles de la llanura y del valle, cuyo desarrollo erguido y recto es singular, denominada chocan (vertical).

Shakan (inclinado) es un estilo que ilustra el particular diseño que adquieren los ejemplares arraigadas en laderas y acantilados. El modelo adoptado de terrenos verticales como precipicios y desfiladeros que promueven un crecimiento concretamente hacia abajo, se denomina kengai (cascada). Además de las formas detalladas se pueden conseguir otras relacionadas con el diseño de la copa (escoba, esférica, sombrilla, llorona), del tronco (sinuosa, azotada por el viento o múltiple), de las raíces (enraizada en la roca o acariciando la roca) o del conjunto (mata o bosque). La época de plantación ideal es a finales del otoño para poder contar con un  ejemplar que en primavera se desarrolle con amplitud.

Las macetas deben promover condiciones adecuadas para el desarrollo del vegetal.

En principios, deben ser porosas y tener un agujero de drenaje. El tamaño depende del árbol que se plantará. Los ejemplares altos pueden crecer en macetas planas y poco profundas, en tanto que los voluminosos demandarán recipientes mayores.

Por su parte, el bosque necesita un contenedor que supere la mitad de la altura promedio de los árboles, y el árbol en cascada requiere enraizar en profundidad para conservar el equilibrio..