El agua en el césped: factor clave


11 Si en tu jardín la base de decoración es una pradera de césped, vigila el sistema de riego, porque será el causante de las zonas secas y tostadas por el calor.

Además, la falta de nutrientes lo amarillean, los topos lo taladran, etc Te detallamos ciertos aspectos a tener en cuenta: SE OBSERVAN TROZOS SECOS: Si el césped se vuelve marrón o pajizo, similar al amarilleo, riega abundantemente.

Esa tonalidad es un síntoma evidente de una carencia alarmante de agua. El césped establecido suele ser resistente a la sequía, pero una escasez prolongada de agua frena su crecimiento y lo vuelve marrón. SOLUCIÓN: Riega con regularidad y revisa el buen funcionamiento de los aspersores y difusores en todo momento, pero más todavía en los períodos de ausencia por vacaciones.

En invierno, en que el césped precisa menos agua, vigila las épocas más secas y da algún riego esporádico.DESPUÉS DE LA SIEGA LAS PUNTAS SE ABREN: Cómo toda poda, la siega produce un trauma al césped.

Si las cuchillas del cortacésped no están afiladas, arrancarán las plantitas que lo componen y abrirán y quemarán sus puntas. SOLUCIÓN: mantén siempre bien afiladas las cuchillas, niveladas y en perfecto estado. Por regla general, realiza este mantenimiento cada 20 horas de trabajo.

Límpialas de restos y procura llevar el cortacésped al servicio técnico una vez al año.    .