EL Azafrán: Para agregar más especies aromáticas a nuestro jardín (II)


11 Ayer comenzamos a hablar sobre el azafrán, otra hermosa planta con un exquisito aroma, ideal para agregar en nuestro jardín.

En esta ocasión seguiremos explayándonos sobre los cuidados y necesidades que exige el cultivo del azafrán. Para desarrollar los bulbos y la floración, puede necesitar riego frecuente, siempre constatando el buen drenaje para evitar la pudrición bajo tierra.

Un agente perjudicial para los bulbos es un hongo que le ocasiona manchas superficiales y al poco tiempo lo descompone. La recolección de las flores debe realizarse por la mañana temprano para evitar que se marchiten. Luego, se separan los estigmas y se acomodan sobre una rejilla fina apoyada sobre una superficie caliente (estufa o brasero) para tostarlas.

Con objeto de conservar el azafrán recolectado, se lo envasa en un recipiente de vidrio con tapa hermética. Respecto de la multiplicación, los bulbos incipientes que se desarrollan alrededor del ejemplar principal se pueden destinar a la reproducción de la planta.

Esta especie no se sensible a plagas específicas..