El coche-jardín como forma de protesta para pedir más zonas verdes


11 "Las calles están para la gente", es lo que denuncia este artista en su obra.

¿Y cómo lo ha hecho para llamar la atención? Pues ha convertido un coche, literalmente, en un jardín. El coche está lleno de hierba (incluso crece un pequeño árbol sobre el capó), y se encuentra situado en Kensington (Toronto, Canadá).

Su autor dice que es el único coche que ha tenido en su vida, y los odia tanto que esta le parece una de las mejores maneras de demostrarlo. Escrito en sus laterales puede leerse (en inglés, obviamente): "más parques, menos estacionamientos".

Pues sí, estamos con él.

Aunque también posee slongas mucho más radicales, denunciando la falta de espacios verdes y alternativas de transporte en la ciudad, como por ejemplo: "Si deseas un carril bici, ¡píntalo tú mismo!" Más sobre la noticia: Spacing.