El cultivo de plantas medicinales y de las comestibles (II)


11 Hace algunos días hablamos sobre el huerto, los cuidados que debemos proporcionarles y te recomendamos una gran cantidad de plantas medicinales y comestibles para plantar en tu huerto.

Hoy veremos algo más acerca del tema. El calendario del huerto es siempre muy intenso y prácticamente en todos los meses hay labores esenciales que realizar, incluso en el invierno.

Así, por ejemplo, si recurrimos a la siembra, cuando las heladas son cotidianas ya tendremos que poner las semillas de cebollas y espinacas. Pocas semanas después, a medida que se alargan los días, haremos lo mismo con las de pimientos y tomates. La llegada de la primavera supone horas extraordinarias, pues es el momento de la siembra de espárragos, apios, endibias, cebollinos, melones, nabos, ect.

También en verano se hacen siembras, por ejemplo de coles y fresas. Después del otoño les toca el turno a los guisantes y las zanahorias.

Además entre siembras hay que recolectar los productos de anteriores meses, o semanas, sin olvidar las múltiples tareas que requieren en sus fases intermedias. Sin embargo, a pesar de tantos trabajos, el resultado resulta lo suficientemente gratificante como para que cada día sean más las personas que opten por cultivar, al menos alguno de los alimentos que consumimos a diario..